No hace falta que explique qué juego es el Tetris, ¿verdad? Bueno. Lo voy a explicar por si acaso una civilización alienígena intercepta este mensaje. Tetris es un videojuego de puzzle en el que tenemos diferentes piezas compuestas de 4 cuadros que van cayendo de la parte superior de la pantalla, mientras intentamos colocarlas de forma que no quede espacio entre ellas. Si conseguimos hacer una línea horizontal sin espacios, ésta desaparece y sumamos puntos. El juego finaliza cuando las fichas han llenado toda la pantalla porque eres un inútil y no sabes colocarlas bien.

Todo esto lo más seguro es que ya lo supieras si eres humano. Pero, ¿sabías que el juego era propiedad de la madre Rusia? ¿que hay gente que casi acaba en un campo de concentración en Siberia por intentar estafarla? ¿Y que hasta Gorvachov estuvo implicado? Pues ésta es la apasionante historia que os quiero contar.

Todo empezó en la división de informática de la Academia de Ciencias de Moscú donde trabajaba un tal Alekséi Pázhitnov. Era un matemático fascinado por la informática que trabajaba en proyectos de inteligencia artificial en los ordenadores de la época de la Unión Soviética, los Electronika 60. Esta división era de las pocas que tenían comunicación con el resto del mundo, con el fin de poder probar nuevo hardware y estar al día. Precisamente con la excusa de evaluar la potencia de los nuevos ordenadores que llegaban, Alekséi hacía pequeños programas (que resultaban ser juegos). Uno de estos juegos acabó siendo el Tetris.

alexey

Alekséi Pázhitnov, creador de Tetris

“Que la inspiración te pille trabajando”, dijo Picasso, pero a Alekséi no le pilló trabajando precisamente. Le pilló jugando con un puzle de Pentominós, juego de mesa que consiste en rellenar un rectángulo con las piezas formadas por cinco cuadrados. Decidió llevar esta experiencia al ordenador, junto a su compañero Dimitri Pavlovski. Tras las primeras pruebas, a ambos les pareció demasiado complicado llevar el juego tal cual al ordenador, así que lo redujeron a Tetrominós. Al principio, Tetris era un puzzle fijo: las piezas no desaparecían. Era muy similar al juego de mesa. Pero a medida que avanzaba en el proyecto, Alekséi se dio cuenta de que la partida acababa muy rápido y era algo aburrida, así que decidió que las filas podían ir desapareciendo. Esto le añadió un dinamismo inédito. Era junio de 1984 cuando estuvo acabado. Había nacido el Tetris.

Pentominós

Pentominós

Tetrominós

Tetrominós

Alekséi había creado el Tetris, sí, pero no era suyo. Estamos en la Rusia comunista, y por lo tanto, toda creación dentro de sus fronteras era de Rusia. En aquella época tampoco tenían siquiera la noción de poder vender software o licencias. Era algo demasiado abstracto para ellos. Lo que sí hicieron es instalar el juego en todos los ordenadores de la Academia de Ciencias. El juego había conseguido enganchar a toda la plantilla, hasta tal punto que hubo incluso broncas por la bajada de productividad en el centro. La distribución del juego no se quedó ahí, ya que otro trabajador del centro, Vladimir Gerasimov, consiguió portar el juego a ordenadores IBM. Los ordenadores IBM eran el estándar de la época, lo que propició la expansión del juego (de forma gratuita y por el boca a boca) por toda Rusia. Empezaba a nacer la leyenda.

La versión para IBM de tetris

La versión para IBM de tetris

Un juego que gozaba de tanta popularidad en toda la URSS no podía pasar desapercebido para occidente. Fue Robert Stein, un inglés de ascendencia húngara y propietario de la empresa Andromeda Software, el primero en pensar en vender el juego. Lo vio por primera vez durante una visita al Instituto de Tecnología de Hungría, donde sus trabajadores jugaban al tetris en su tiempo libre (incluso organizaban competiciones). Stein no consiguió comprar los derechos del juego pero sí consiguió que le dijeran que su creador, Pázhitnov, trabajaba en la Academia de Ciencias de Moscú. Ni corto ni perezoso, fue directamente a hablar con el creador.

Imaginaos la escena: un inglés se presenta en un laboratorio de investigación comunista, y dice que quiere comprar los derechos de explotación de ese pasatiempo al que juegan sus trabajadores. Claro, no se lo tomaron demasiado en serio y le encargaron al propio Pázhitnov hablar con Stein. Hay que tener en cuenta que los rusos no tenían muy claro el concepto de propiedad intelectual y mucho menos el de vender software, por lo que la mentalidad de la negociación era que si podían sacar cuatro perras del acuerdo, pues perfecto; pero lo principal era acabar rápido, que ya tenían otro trabajo que hacer y a mi qué me cuentas que si videojuegos, licencias y milongas.

Durante la reunión, Stein ofreció diez mil libras, a lo que Pázhitnov contestó que el centro estaba interesado. Esto condujo a Stein a pensar que tenía asegurado el trato, pero realmente no firmaron nada. Pázhitnov simplemente dijo que estaban interesados porque antes de firmar nada tenía que consultarlo con sus superiores (Stein pensaba que Pázhitnov era el propietario de los derechos, pero en realidad el propietario era el centro, o la URSS).

En este punto tenemos a Stein, que se piensa que tiene los derechos del juego, y se dispone a revenderlos. Este error, intencionado o no, casi le cuesta la vida, como veremos más adelante. En la próxima entrada del blog veremos cómo se salvó el culo, y también entrarán en escena Mirrorsoft, Atari y Nintendo.

Sigue leyendo en historia de Tetris (parte 2)

 

Fuentes:

http://www.theguardian.com/culture/2014/jun/02/how-we-made-tetris

http://www.atarihq.com/tsr/special/tetrishist.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Tetromin%C3%B3

https://es.wikipedia.org/wiki/Aleks%C3%A9i_P%C3%A1zhitnov

http://vadim.oversigma.com/Tetris.htm

LODE 5×36

http://tetris.wikia.com/wiki/History